Información del tema

Aveces se pasa por etapas de tristeza, decaimiento y pérdida de interés en cosas que antes nos gustaban sin tener muy claro el porqué; cuando ese trastorno se agudiza y empieza a permanecer en el tiempo, si decidimos ir al médico nos dirán que se trata de una depresión y se nos dará un tratamiento adecuado para recuperar nuestro ánimo habitual (Lago, 2011).

 sad cat diary from Flickr via Wylio
© 2014 greylochFlickr | CC-BY-SA | via Wylio
Mucha gente no se hace a la idea de que los animales pueden llegar a tener las mismas enfermedades que las personas.Un animal puede padecer depresión, pero el no puede hablar y decirnos como se siente. María Patricia Arias, profesora del CES e investigadora del Grupo Inca, afirma convencida al recordar tantos casos de perros y gatos: “creo que sí se pueden deprimir”. Pero, ¿por qué les ocurre?, ¿cuáles son los síntomas?, ¿cuál es la solución?.

¿Qué es la depresión?


La depresión en animales es el bajo estado de ánimo, temporal o permanente, que sufren los animales similar al que padecen los humanos.

Causa de la depresión


En los perros, por ejemplo, los métodos de entrenamiento basados en el castigo y el trato violento los llevan a actuar, primero, de forma extraña y finalmente en lo que se conoce como indefensión aprendida, la cual es la manifestación de un estado de depresión.

Lo mismo puede suceder a los animales del circo, a causa del adiestramiento y los constantes castigos que contribuyen de manera importante a la presencia de signos como falta de apetito, peso bajo y falta de atención al mundo exterior.

Exiten animales que necesitan estar acompañados, son muy sociales y el dejarlos solos y en encierro por tiempos prolongados les produce una profunda tristeza; igual sucede si se encuentran en condición de hacinamiento en un lugar reducido que los imposibilita para moverse.

Un animal deprimido pasa por varias etapas: aburrimiento, ansiedad, falta de interés, y por último, la depresión. Cuando la mascota es abandonada, sufre una pérdida ya sea de otro animal o de su dueño; se presenta una tristeza exacerbada si el vínculo afectivo con el individuo era muy fuerte, indica el maestro en producción animal.

Aunque esta situación se da más en perros, los animales que son altamente sociales en vida libre como los elefantes y los primates tienden a padecer esta enfermedad clínica severa (Romero Salvador, González Cordova, 2016).

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?


Ante la incapacidad de los animales de comunicarse de la misma forma que los humanos, la depresión en animales se estudia de otro modo, principalmente mediante la observación. Entre los métodos más utilizados se encuentran:
  • El grado de interés por sus alimentos preferidos
  • La motivación por la actividad sexual
  • Las relaciones sociales
  • El sueño
  • Su forma de actuar ante situaciones estresantes.
Otro los síntomas de la depresión es la anhedonia, la incapacidad para experimentar placer y la pérdida de interés o satisfacción. En animales se mide el interés a partir del alimento que les gusta o su motivación para la actividad sexual. Igualmente, se comprueba cómo interactúan socialmente con otros animales de su grupo, los cambios de conducta en el sueño y las actividades diarias. Otro comportamiento que se suele observar para detectar la depresión en animales es si renuncian cuando se enfrentan a una situación estresante (¿Por qué se deprimen los animales?, 2012).

Mr. Dog from Flickr via Wylio
© 2015 Homini:)Flickr | CC-BY | via Wylio


Tratamiento para la depresión

Los veterinarios son los que tienen competencias en recetar medicamentos en animales. Existen también psiquiatras especializados en animales.

Entre los antidepresivos más utilizados para las mascotas como perros o gatos destaca Prozac, un antidepresivo de la clase Inhibidos Selectivo de la Recaptación de Serotonina (ISRS) usado en humanos. Los trastornos obsesivo-compulsivo y de agresividad asociados a la depresión de los animales también son tratados con Prozac.

La ansiedad provocada por la separación de la mascota de su dueño es tratada con Reconcile. Tanto Prozac como Reconcile tienen como principio activo la fluoxetina. En Estados Unidos unos 700.000 perros toman antidepresivos. En el caso de los animales salvajes se utilizan antidepresivos mucho más potentes para revertir sus problemas de comportamiento. (La nación, 2011)

Hablando desde el punto de vista de las personas, cuando uno no se siente bien o está viendo todo con un lente negro que no permite ver nada positivo, es bueno recibir apoyo y cariño sobre todo de aquellos que nos importan. Lo mismo le sucederá a las mascotas a quienes les hará muy bien contar con el apoyo de sus dueños en estos momentos. Además, al ser los animales domesticados, que están acostumbrados a recibir nuestro cariño, nuestro trato y atenciones, se entenderá que ellos reciban estas atenciones cuantificadas en el momento que están deprimidos puede ser muy importante. A su vez, a modo de prevención, es esencial que nunca descuidemos a nuestras mascotas, sobre todo cuando ellas están acostumbradas a recibir un cierto trato, ya que si habría un quiebre en este trato, es probable que la depresión asome. (Animales Hoy, 2017)
Tiger Lilly from Flickr via Wylio
© 2008 dano272Flickr | CC-BY-ND | via Wylio

Comentarios